Descubre

Patrimonio bélico

 

Riba-roja de Túria alberga en diferentes zonas de su término municipal varios kilómetros de trincheras, túneles y fortificaciones defensivas que fueron construidas durante la Guerra Civil Española. Estas construcciones se concentran principalmente en 4 zonas: en el bosque de la Vallesa de Mandor (en el linde de nuestro pueblo con los términos de L’Eliana y Paterna), en Valencia la Vella, en los Carasoles y por último en la zona del Seminar muy cerca del cementerio municipal. No hay que olvidar también el refugio antiaéreo del Colegio Cervantes.
Estas trincheras y demás construcciones asociadas a ellas, formaron parte de la última línea defensiva de Valencia denominada “Línea Puig-Carasoles”, conocida también popularmente como “La Inmediata”. Se construyó durante el tramo final de la contienda, entre el verano de 1938 y principios de 1939 y estaba destinada a ser el último baluarte para frenar un posible ataque directo de las tropas nacionales sobre Valencia, cuando la ciudad albergaba la sede del Gobierno de la República. Finalmente dicho avance no llegó a producirse porque el conflicto terminó antes y Valencia no fue conquistada militarmente, simplemente fue ocupada, y el frente activo más próximo quedó en los altos de Alcublas Bejís-El Toro-Barracas y en el sur de la Plana de Castellón.
Todo el conjunto de la línea Puig-Carasoles se compone de cerca de 200 elementos entre los que se encuentran búnkeres, trincheras, nidos de ametralladora, túneles, puestos de mando y otras fortificaciones a lo largo de una longitud de 26 kilómetros entre el municipio de El Puig y la partida de los Carasoles en Riba-roja.
La línea defensiva “El Puig-Carasoles” nunca llegó a utilizarse, ya que el Gobierno de la República capituló y entregó la ciudad de Valencia sin luchar el 29 de marzo de 1939, después de la caída de Cataluña y Madrid frente a los nacionalistas liderados por Franco. Con el tiempo estos restos cayeron en el olvido y hoy en día buena parte de ellos están medio enterrados o destruidos, pero actualmente algunos elementos se han recuperado y restaurado para que puedan visitarse. Curiosamente se trata de unas instalaciones y de una historia poco conocida y en algunos tramos casi parece un milagro que sobreviva todo esto dada la proximidad de casetas, chalets y urbanizaciones que proliferaron en décadas pasadas. Cabe destacar la relación que tiene esta línea con otros elementos históricos y arqueológicos que convergen en el mismo espacio físico, como son los acueductos romanos o el yacimiento visigodo de Valencia La Vella.
Por todo ello, desde la Tourist Info de Riba-roja de Túria se realizaron periódicamente diferentes rutas para visitar estas trincheras. Una iniciativa que pretende mejorar el conocimiento público de nuestro patrimonio bélico, ya que éste representa un legado fundamental para conservar y poner en valor nuestra historia más reciente. 

Agenda